Francisco Lima: «El Sínodo representa una esperanza para la vida de las comunidades y la Iglesia de la Amazonía”

En la Iglesia de la Amazonía, a lo largo del proceso de preparación, el Sínodo «creó una expectativa muy grande», rescatando elementos presentes desde el encuentro de Santarém, en 1972, y aportando «un signo muy grande de esperanza para nuestras comunidades, para nuestras iglesias particulares», en palabras del diácono permanente. Según él, el Sínodo puso de relieve el rostro de los pueblos amazónicos y la presencia muy fuerte que tienen las mujeres en las comunidades, y es importante «continuar este proceso de valorización de los pueblos amazónicos, de valorización de las mujeres que están en las comunidades amazónicas».

El Sínodo para la Amazonía, que este mes de octubre completa un año de su Asamblea Sinodal, fue un momento decisivo en la vida de la Iglesia en la Amazonía, pero también en la vida de aquellos que participaron de ese momento. Uno de los auditores fue Francisco Lima, Secretario Ejecutivo del Regional Norte 1 de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil, quien lo define como «algo que marcó mucho de mi vida».

El propósito es involucrar a las diócesis y prelaturas «para que asuman esta continuidad del Sínodo para la Amazonía», insistiendo en la cuestión de la presencia en las comunidades como el gran desafío. Para alguien que es diácono permanente, a quien el Documento Final presentaba como una posibilidad de presencia en las comunidades, éste «es un largo camino que todavía tendremos que avanzar en la reflexión, en el discernimiento», pero lo considera «un camino probable».

 

Estamos celebrando un año de la celebración de la Asamblea del Sínodo para la Amazonía. ¿Qué ha significado participar en un Sínodo de la Iglesia?

Es un momento histórico en mi vida, nunca hubiera imaginado poder participar en un momento así en la Iglesia. Fue algo que marcó mucho mi vida, el hecho de estar allí, en Roma, en aquellos días, hace exactamente un año, para poder vivir ese tiempo, que fue de hecho todo un proceso que culminó en esa asamblea sinodal allí en Roma.

De hecho, esto marca mucho mi vida, tanto en la esfera personal como en mi servicio a las comunidades. Participar en algo así cambia completamente incluso la visión que uno tiene de la Iglesia. He ido revisando esto después de un momento tan significativo, que no terminó con la conclusión del Sínodo, sino que inició una misión totalmente nueva dentro de este contexto de la Iglesia de la Amazonía.

Para alguien que nació en la Amazonía, que conoce la realidad de la Iglesia de la Amazonía, especialmente del Regional Norte 1, que comprende gran parte del estado de Amazonas y el estado de Roraima, donde trabaja como secretario ejecutivo, ¿qué ha representado el Sínodo para la Amazonía para la Iglesia local?

La Iglesia del Regional Norte 1, el proceso que hicimos en el Sínodo, creó una gran expectativa. Representa una esperanza para la vida de las comunidades y de la Iglesia, a pesar de que el Sínodo también viene a rescatar muchos aspectos que esta Iglesia de la Amazonía ya ha venido construyendo, y que quizás por un tiempo ha sido un poco olvidada. Si retomamos, por ejemplo, el encuentro de Santarém, en 1972, y tomamos el documento Querida Amazonía, nos daremos cuenta de que hay muchos elementos que provienen de allí, que es un proceso que esta Iglesia ha ido avanzando, que fue perdiendo en el camino, y que el Sínodo rescata.

El Sínodo para la Amazonía, trae un gran signo de esperanza para nuestras comunidades, para nuestras iglesias particulares aquí en el Regional Norte 1. El propio Sínodo refuerza este rostro de esta Iglesia Amazónica, que es un rostro de una Iglesia de laicos y laicas, un rostro de una Iglesia formada por muchas mujeres que a lo largo del tiempo han mantenido la fe de estas comunidades. Por lo tanto, el Sínodo trae esta esperanza de esta Iglesia viva que está en medio de las comunidades, y que necesita despertar, que a veces nos damos cuenta de que en algún momento ha estado inactiva. El Sínodo viene a cuestionar con esta estructura y hacer que esta Iglesia vuelva a este camino.

Por otra parte, el Sínodo, desde su proceso inicial, también ha traído consigo nuevos aspectos, nuevas formas, una nueva propuesta. El Papa Francisco ya había lanzado la Laudato Si’, lo que también trajo nuevos elementos a esta Iglesia en la Amazonía. A pesar de, como dije, traer esta esperanza, este despertar de esta Iglesia, también señala nuevas direcciones, nuevos caminos.

Hablas de las mujeres y, de hecho, la presencia de las mujeres y de los pueblos indígenas fue considerada por muchos de los participantes en la Asamblea Sinodal como algo importante, incluso decisivo. El Documento Final del Sínodo y la Querida Amazonía impulsan el papel de la mujer en la Iglesia de la Amazonía. ¿Cómo podemos llevar toda esta reflexión del proceso sinodal a la vida de las comunidades, donde a menudo son las mujeres las que están en primera línea, como reconoce la Querida Amazonía?

El Sínodo, nos trae un proceso de construcción diferente. La Amazonía, siempre he dicho eso, a lo largo de su historia, incluso la Iglesia, en muchos momentos, ha sido muy pensada desde fuera hacia dentro. Este rostro de la Amazonía, este rostro de los pueblos de la Amazonía, nunca ha sido más evidente que en el Sínodo para la Amazonía. Desde el principio, cuando el Papa Francisco llamó a la Iglesia de la Amazonía a un proceso de escucha, dijo que es necesario escuchar a estos pueblos, que es necesario valorar lo que estos pueblos piensan, lo que estos pueblos dicen, y que es necesario dar voz a estos pueblos.

El Sínodo viene y refuerza todo esto, y la presencia de tantas mujeres, tantos indígenas, tantas personas que fueron de la Amazonía a Roma, para participar en ese Sínodo, lo hace muy evidente. Creo que este es un momento histórico que estamos viviendo y que, en cierto modo, hemos logrado conquistar, es decir, que los pueblos de la Amazonía están ganando una voz, ganando una oportunidad, ganando visibilidad. El Sínodo ha logrado esto, y no podemos perder esto, tenemos que continuar.

Nuestras comunidades en la Amazonía tienen una presencia muy fuerte de las mujeres, el Papa Francisco refuerza esto en Querida Amazonía, el Documento Final del Sínodo refuerza esto, tenemos que continuar este proceso de valorización de los pueblos de la Amazonía, de valorización de las mujeres que están en las comunidades de la Amazonía, en el sentido de que, cada vez más estos personajes, estas personas, estos pueblos, sean protagonistas de la historia, de la historia también de la Iglesia aquí en la Amazonía. Necesitamos, de hecho, dar continuidad a este proceso.

En Querida Amazonía, el Papa refuerza esto. En todo el proceso del Sínodo escuchamos muchas cosas, especialmente sobre la cuestión de la mujer, era necesario que las mujeres estuvieran en los órganos de decisión de la Iglesia. Pero el Papa dijo, mira, para esto no es necesario clericalizar, podemos hacerlo de una manera que valore a las mujeres, valore a los pueblos de la Amazonía, los inserte en estos espacios, sin necesidad de clericalización, sobre todo por el modelo que tenemos de formación, de clero.

Esto nos anima y también nos da la posibilidad de continuar este proceso que iniciamos con el Sínodo y que tenemos que continuar, que es hacer que los pueblos de la Amazonía, los indígenas, las mujeres, los ribereños, los quilombolas, todos los pueblos que componen esta Amazonía, sean protagonistas, no sólo en el campo del clero, sino desde su propia vocación. Esto es muy importante, no podemos perder esto, necesitamos continuar este proceso que el Sínodo nos trae, estas posibilidades que el Sínodo nos trae y que el Papa nos llama a continuar.

Hablas de continuidad, la Iglesia del Norte Regional 1 está preparando la Asamblea del Regional. ¿Cómo será posible esta continuidad en las nueve diócesis y prelaturas que forman parte del Regional Norte 1 de la CNBB?

Aquí en el Regional, de hecho, ya deberíamos haber hecho la asamblea que aprobase las directrices para el cuatrienio el año pasado. Pero exactamente por el Sínodo, se esperó a tener el Documento Final del Sínodo y la Exhortación Apostólica, para que podamos construir algunas directrices de acuerdo con lo que el Sínodo señaló. Estamos viviendo este proceso preparatorio para esta asamblea, y estamos tomando muy en cuenta el camino que hicimos en el Sínodo para la Amazonía.

De cara a la asamblea, estamos trabajando para que sea, de hecho, el fruto de este proceso, y que de hecho podamos involucrar a las nueve diócesis y prelaturas de nuestro regional para que asuman esta continuidad del Sínodo para la Amazonía. Sabemos que los desafíos son muchos, no depende sólo del regional, sino de la propia iglesia local, del obispo, de su clero, de todos los agentes, de cada diócesis. Pero tenemos muchas esperanzas de tener éxito con esta asamblea, de involucrar a estas iglesias locales a nivel regional, y cada vez más, de ayudarlas a comprometerse con lo que señala el Sínodo para la Amazonía.

En el diálogo con algunos obispos y algunos líderes, lo que más he escuchado, especialmente de las comunidades, es lo que también hemos escuchado en el proceso del Sínodo, que es la cuestión de la presencia. Esta asamblea probablemente también actuará en este campo, trabajando para que la Iglesia esté cada vez más presente en las comunidades. Retomando lo que hemos dicho antes, siempre a partir de lo que ya tenemos, de los líderes que están allí, de los catequistas, de los ministros laicos. Esta presencia de la Iglesia, constante allí, es muy importante y una de las cosas que estamos tratando de trabajar en la perspectiva de estas nuevas directrices del regional, esta cuestión de la presencia de la Iglesia en las comunidades.

En esta presencia, para alguien que es diácono permanente, sabiendo que una de las grandes controversias del Sínodo fue el tema de la ordenación de hombres casados, y que una de las formas, como aparece en el Documento Final, sería ordenar diáconos que más tarde serían ordenados sacerdotes para acompañar la vida de las comunidades. El Papa Francisco asumió el Documento Final, no cerró ninguna puerta definitivamente. ¿Crees que es un posible camino a seguir para que la Iglesia en la Amazonía haga realidad esta Iglesia presente?

Es un camino, un camino que no será corto, creo que es un camino largo, que aún debemos avanzar en la reflexión, en el discernimiento. Recuerdo que en una de las entrevistas en el Sínodo, dije que siempre tenemos que trabajar desde una perspectiva vocacional. Así que es un camino, una posibilidad, pero sin olvidar que cada persona, que cada individuo tiene su propia vocación en la Iglesia. Así que tenemos que continuar este proceso de discernimiento, esta reflexión. Pero creo que es un camino probable, es un camino que si el Papa avanza, las Iglesias de la Amazonía podrán encontrar una salida a esta cuestión de la presencia.

Pero en cuanto no podamos lograrlo, tenemos que avanzar, y aquí a nivel regional la cuestión de las escuelas diaconales ha avanzado. Tenemos prácticamente, en casi todo el regional, escuelas diaconales, ya sea que estén en marcha o comenzando. Ahora bien, no debemos olvidar nunca que para avanzar en este campo, es necesario reflexionar mucho sobre el proceso de formación. En la Iglesia de la Amazonía tenemos nuestras propias características, tenemos nuestra propia realidad, que debemos tener en cuenta en el proceso de formación. No podemos traer, no podemos importar otros modelos, necesitamos construir modelos de diaconado en la Amazonía.

Creo que con estas escuelas diaconales en las diócesis, con este proceso en marcha, estamos dando pasos poco a poco y tenemos una gran esperanza de poder avanzar en este tema del diaconado, y quién sabe, en el futuro, esta perspectiva de una Iglesia más abierta también a este tema de los ministerios ordenados, ya sean hombres casados o incluso, que surgió en el Sínodo, el tema de la mujer, especialmente en el ministerio diaconal.

Creo que son reflexiones que el Sínodo trajo y que continuarán, y pienso y espero que avancen, en una perspectiva de que son salidas, y diría que no sólo para la Iglesia en la Amazonía, sino para toda la Iglesia. Porque tenemos nuestros desafíos, pero cuántos lugares en Brasil, en el Nordeste, en el Sudeste, también tienen este desafío de la presencia de la Iglesia en las comunidades. Es un camino que el Sínodo provocó, que el Papa asume en el Documento Final, que no cierra en Querida Amazonía. Creo que es una puerta que se está abriendo y que la Iglesia seguirá reflexionando.

Por último, algo que podríamos considerar una anécdota, para ti, que ya has celebrado bajo un árbol, junto a los ríos de la Amazonía, ¿qué significó poder servir al Papa, en la Basílica de San Pedro, en la celebración final del Sínodo?

Es una experiencia muy fuerte la que viví, es casi inexplicable. Primero la figura del Papa, el Papa que es nuestro líder, es el sucesor de los apóstoles, el que da continuidad a nuestra Iglesia. Para mí, que salí de la Prelatura de Tefé, de esa realidad, y estar allí, en ese momento, celebrando al lado del Papa Francisco, es, de hecho, realmente espeluznante. Eso nos prueba que la Iglesia no está tan distante, que nosotros, al mismo tiempo que estamos lejos, estamos cerca, y la presencia del Papa allí, significa eso también.

Una enorme diferencia, estando allí, con toda esa estructura, litúrgicamente hablando, todos esos ritos, y aquí de una manera tan simple. Pero el Papa también es un hombre sencillo, cuántas veces ha dejado la seguridad y se ha ido solo. Un hombre muy cercano, y esta cercanía a él también ayuda mucho en este discernimiento de que nuestra Iglesia, a pesar de ser una institución jerárquica, está cerca. Estar allí, para mí, ha significado mucho esto también, esta cercanía del Papa a toda la Iglesia, y el cariño que también tiene por esta Iglesia que está en la Amazonía.

Los últimos documentos que ha escrito, siempre hacen referencia a la Iglesia en la Amazonía, siempre hacen referencia a los pueblos de la Amazonía, este aprecio que sentimos por el Papa Francisco. Ciertamente, participar en esa celebración nos hace diferentes, no en el sentido de arrogancia, sino en el sentido de compromiso, sintiéndonos aún más comprometidos con la Iglesia aquí. Creo que esto es algo que queda marcado en la vida de uno, otra oportunidad como esta, difícilmente la tendré. Fue un momento único, que marca la vida de uno para siempre.

Por Luis Miguel Modino

PUBLICADO EM:             REDAMAZONICA

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

*

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.