Guyana: El impacto de la extracción de oro en Wapichan Wiizi

En nombre del desarrollo, la minería aurífera destruye nuestro ambiente, afecta a los pulmones de la Madre Tierra, debilita las relaciones humanas y contamina los ríos. La codicia y el lucro no son compatibles con la vida en nuestros territorios: derriban árboles, afectan a las aves que cantan y silencian los sonidos de los animales silvestres.

Foto postada em: Debates Indígenas – SERVINDI

El silencio ensordecedor nos rodea mientras luchamos por respirar. Incluso si elegimos ignorarlo y no tomar medidas inmediatas ahora, estamos forjando el camino hacia la extinción en el futuro. Nuestras acciones presentes condicionarán el mundo en el que viviremos nosotros y las generaciones futuras.

Debates Indígenas, 5 de noviembre, 2021. – El territorio ancestral Wapichan Wiizi es el hogar de los pueblos Wapichan, Macushi y Wai-Wai, que viven en 21 aldeas a lo largo del sudoeste de Guyana. Hemos vivido aquí durante siglos, cuidando del medio ambiente, utilizando sus recursos de manera sustentable y, al mismo tiempo, manteniendo nuestros idiomas, culturas y tradiciones. Nuestro hogar es un lugar prístino con hábitats diversos que incluyen sabanas ondulantes, montañas majestuosas, humedales pantanosos, islas arbustivas, bosques en galería y afloramientos rocosos. Compartimos las tierras con muchas criaturas: el armadillo gigante, el caimán negro, el oso hormiguero, el tapir amazónico y más de mil plantas.

Nuestros ancestros han luchado desde el siglo XIX por el reconocimiento legal de nuestras tierras. El 30 de octubre de 1967, nuestros líderes Henry Winter, Ritchie Moses, Edmund Anton, Stanislaus Lawrence, Marco Andrew y Indase Johnson escribieron una carta, dirigida a funcionarios del gobierno, en la que demandaron el completo reconocimiento de nuestro territorio. Sin embargo, su pedido nunca fue aprobado: por un lado, debido a los intereses de terceros y, por otro lado, a la posición paternalista que suponía que el pueblo Wapichan no podía administrar de manera efectiva un área de semejante tamaño.

Por Inmaculata Casimero, Tony James y Judy Winter

ÍNTEGRA DISPONÍVEL EM:   SERVINDI – DEBATES INDÍGENAS

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

*