Venezuela – A medida que llegue el verano habrá más apagones en la región central

A medida que se acerque el verano, los apagones serán mucho más frecuentes en la región central del país.

Los eventos que han ocurrido recientemente, apagones en Caracas y explosiones en subestaciones eléctricas, caso Santa Teresa del Tuy, dos veces en 8 días, sólo son alertas sobre lo que va a pasar; por eso los trabajadores de Edelca entregaron un documento de tres páginas al presidente de la empresa quien es al mismo tiempo, el ministro de Energía, Luis Motta Domínguez, donde le exponen una serie de razones sobre los apagones. Ojo lo entregaron hace más de un mes.

El documento lleva por nombre “Líneas Maestras para recuperar el sector eléctrico”.

Está elaborado por ingenieros, técnicos y profesionales con años de servicio en la empresa.

Sector eléctrico en decadencia

En las “Líneas Maestras para recuperar el sector eléctrico” se establece que el sector eléctrico en Venezuela está en franca decadencia.

Los técnicos señalan que está colapsado y ha entrado en la fase de obsolescencia.

Pero además expresan malestar porque de esa situación los políticos que dirigen la empresa se han empeñado en responsabilizar a los trabajadores, a los equipos y al sistema, “cuando la verdad es que el desconocimiento en la aplicación de los planes de mantenimiento e inversión en equipos, sistemas y recursos humanos, es lo que ha propiciado el colapso inminente en el que está el sector eléctrico”.

Tres acciones inmediatas

Los ingenieros dividen las líneas maestras en tres:

Organización, que significa para ellos la más importante porque  una empresa enfocada a estudiar, construir, operar y mantener, generar, transmitir, distribuir y comercializar energía limpia, necesita contar con un presidente independiente y jefes por áreas a fin de atender prontamente todas las responsabilidades.

Creen que el ministro no puede al mismo tiempo ser presidente del holding eléctrico, y el que define todas las acciones en las diferentes divisiones.

Mencionan que por ejemplo, cuando se va a aprobar un punto de cuenta, el presidente envía a un militar que va oficina por oficina, solicitándoles a los miembros de la Junta Directiva que aprueben lo que está planteando.

“Es decir no hay una reunión donde los directores de la empresa discuten la viabilidad de esa propuesta sino que firman o firman sin ningún tipo de recato,” refiere el informe.

Priorización de proyectos

La segunda línea para los técnicos es la priorización de proyectos. Señalan que existen en el país una serie de proyectos estratégicos inconclusos, otros que deberían ser iniciados pronto y otros de los que ni siquiera se han hecho los estudios pertinentes.

En el área de generación están inconclusos los proyectos de rehabilitación de Planta Guri, que debe modernizarse;  en esa misma condición están Macagua I y Macagua II que inició el proceso natural de envejecimiento.

Todo eso –advierte- debe hacerse con conocimiento y orden.

Pero nada ha sido planteado por el ministro presidente director y jefe máximo del sector eléctrico, agregan.

Se refieren en el informe a otros proyectos de generación como Tocoma que con más del 90% de la obra civil ejecutada y dos máquinas en proceso de armado, una al 100% sin el sistema de control y la otra a la mitad, no ha sido asumido, continuado y terminado.

Es decir, eso está allí, siendo muy necesaria su culminación en estos momentos pero al no haber experticia en el tema eléctrico, se ha quedado así.

Razones para más apagones

Los técnicos en el papel de trabajo entregado al ministro Luis Motta Domínguez explican que ante la demanda y la obsolescencia de los equipos que existen, además de que no se cumple con la inversión y mantenimiento necesario, proyectos nuevos como el Manuela Sáenz, en el Caroní medio, que necesita un pequeño esfuerzo para minimizar el impacto que produce el fenómeno el Niño sobre Guri, tampoco se han iniciado.

Este proyecto hidrológico, el Manuela Sáenz, actuaría como una especie de reserva para cuando llegue alguna situación de sequía como se vivió hace dos años en Guri.

Como si todo esto no fuera suficiente, los técnicos ponen el acento en la necesidad de invertir en el parque  de generación térmica que fue concebido como respaldo en épocas de “vacas flacas” en el sector eléctrico por situaciones de sequía y tampoco ha habido preocupación por eso.

Cierran el informe técnico, en cuanto a líneas maestras, con el tema de la interconexión y la distribución.

Precisan que desde el año 2000 no se ha vuelto a poner atención en interconexión y en distribución, cuando por ejemplo en el occidente del país se ha dejado de hacer mantenimiento como en todas partes, pero es mucho más delicado hacia esos estados porque no cuentan con un suministro confiable y permanente de hidroelectricidad que el proyecto Uribante Caparo no fue culminado en 1999 pero tampoco ha recibido la inversión debida después de esa fecha.

En Maracaibo para el mantenimiento de la línea se necesita un camión cesta pero al revés, es decir, se baja no se sube para hacer el mantenimiento de la línea y eso hace años que no se hace porque los equipos se dañaron y no se ha hecho el esfuerzo por resolver eso.

Cuestionan, por ejemplo, que se anuncie el alumbrado público del país con la compra de millones de bombillos y con el gasto de miles de millones en esa compra pero no se dice que el sistema de alumbrado público está desmantelado y por eso no funciona, por lo tanto la compra de esos bombillos en esas cantidades pareciera tener otra razón, más de desconocimiento del tema que de mala intención.

Deudas de las empresas

La tercera línea es el punto referido a inversiones. Mencionan el hecho de que las empresas del Estado no pagan el consumo eléctrico, tampoco lo hacen las alcaldías y las gobernaciones y mucho menos los ministerios y el poder central, por lo que obtener recursos para inversión y mantenimiento se ha hecho cuesta arriba.

“Debe implementarse de manera transparente y armónica el cobro justo y adecuado a las empresas todas, atendiendo las prioridades industriales que tienen que fortalecerse.”

Por supuesto, proponen un incentivo a los trabajadores por cada MW producido de manera eficiente y sin tasa de salida forzada.

Mencionan el ejemplo de Caruachi que si produce $ 100 MM  mensuales por combustible que se deja de quemar, nada justifica que se le pague mal a los trabajadores.

Aseguran que el Arco Minero es una excelente alternativa para impulsar y obtener los recursos necesarios para los estudios y ejecución de los nuevos proyectos porque la “cadena de centrales del Bajo Caroní, ahorra dinero a la nación.”

Sostienen que los 10000MW de Guri, junto a los 2200 MW de Caruachi; los 3000 MW de Macagua suman un poco más de 15 mil MW que le ahorran al país un total de 52.560 millones de litros de combustible líquido por día que dejan de quemarse y que pueden ser exportados.

“Al año estamos hablando de $ 13.450 MM de dólares que aportan solamente las centrales del Bajo Caroní.”

Renuncias masivas de personal

El documento no lo incluye pero los técnicos señalan que hay que admitir que en estos momentos, como en la mayoría de las empresas del Estado o del sector privado, hay renuncias masivas de trabajadores que tienen mejores ofertas laborales, fundamentalmente fuera del país   por lo que la industria eléctrica pierde a pasos agigantados personal técnicamente preparado y considerado de primera. 

DIARIO DE GUAYANA 

Ciudad Guayana

https://www.eldiariodeguayana.com.ve/a-medida-que-llegue-el-verano-habra-mas-apagones-en-la-region-central/

FONTE: 

 

 

 

 

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.